Fortalecimiento de la resiliencia

Las dos principales cosas distintivas a tener en cuenta al diseñar un programa para el desarrollo de la resiliencia son la integración y la incertidumbre.

  1. Integración. La programación de la resiliencia no deberá concentrarse en solo una categoría de perturbación o tensión (como los desastres naturales, los altos precios de los alimentos, el cambio climático o el conflicto). En cambio, debemos diseñar una respuesta integral que dé respuesta a las perturbaciones y las tensiones más importantes a la vez. Haga clic aquí (PDF 67 KB) para obtener algunas ideas prácticas sobre cómo lograr esto (en inglés).
  2. Incertidumbre. La programación de la resiliencia debe ayudar a las personas a prepararse para riesgos impredecibles y desconocidos –no solo los riesgos que podemos predecir con base en lo que ha ocurrido en el pasado. Haga clic aquí (PDF 59 KB) para obtener algunas ideas prácticas sobre cómo lograr esto (en inglés).

Además, algunos aspectos de las buenas prácticas en desarrollo sostenible general son de especial importancia para la programación de la resiliencia::

  • Un enfoque en el fortalecimiento/desarrollo de las instituciones comunitarias. Por instituciones queremos decir tanto organizaciones comunitarias (p. ej., consejos de liderazgo, iglesias, grupos de agricultores) y las "reglas del juego" por las que éstas trabajan (p. ej., cómo se eligen los líderes, cómo se comparten los recursos). Se requieren instituciones fuertes para, por ejemplo, una toma de decisión y acción conjuntas, gestión de recursos comunes y experimentación y aprendizaje –todas actividades vitales para la resiliencia.
  • Una comprensión profunda de todas las estrategias de medios de subsistencia disponibles en una zona –o sea, cómo las personas utilizan los activos disponibles para obtener alimentos, ingresos y otras necesidades. Las personas resilientes tienen diversas estrategias de medios de subsistencia ecológicamente sostenibles y flexibles.